Main Page Sitemap

Gato siames regalo madrid





Un colectivo al que descuentos en smartphones siempre mimó fue el de vino para regalar bueno los compositores jubilados y sin recursos.
El silencio era la obsesión de los músicos; en él radicaba su poder, era el ingrediente activo primordial de su fuerza creadora, el asentamiento del genio inventor, propiciando su agigantamiento interior para dar suficiente cabida al caudal arrollador de la música cuando se presentaba.En aquella época Melchior ya no tenía más mieles que saborear, todo lo había cantado, todo lo había ganado y todo lo había visitado, así que de soltar la voz en los escenarios pasó a practicar la siesta a pierna suelta, sin distinguir.Ciertamente regalo perfecto para un hombre en navidad meditación trascendental parecía ser lo que hacía Nijinski en Saint Moritz justo antes de bailar Las sílfides, el ballet de Chopin, ante unas doscientas personas y con acompañamiento de piano.Pero las quejas de Rachmaninov fueron más oídas por los médicos que por Dios.Allí un terremoto le recorrió de la cabeza a los pies.Le contestó que por supuesto, dado que ya había tenido el placer de dirigirlo.Según él yo debería limitarme a escribir música.Pavarotti había nacido en Módena, así que sometida la cosa a una adivinanza la respuesta parece obvia.Fue rescatado por unos pescadores y lo único que sacó en positivo de aquel arrebato fue un ticket de entrada para el manicomio de Endenich, una villa cercana a Bonn, donde pasaría los dos últimos años y medio de su vida.Y con Pauline nada menos.Se llamaba Louise Jehan y no es presumible que hubiera aguantado mucho tiempo al lado del compositor, dados los dudosos encantos que le engalanaban y que Alma Mahler llevó divertida a su Diario : «Escupe bajo la mesa, se come las uñas, atrae la atención.La distracción por antonomasia bien se puede adjudicar a uno de los más nuestros: Pablo de Sarasate.Tratad de hacer saber por todas partes que acepto dar lecciones».Al salir del San Carlo lo acompañé a la casa del copista, a quien señaló unos cincuenta errores, y sin mirar la partitura!
Comía dulces y pasteles a todas horas.





Debussy se sumó a ese grupo de desvalidos.

[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap